18 de enero de 2016

El Grimmur



Iustración: María Fragoso

El Grimmur es una creatura de la noche urbana. Del tamaño de una cabra, pero con la agilidad de un mono o un gato, despliega alas de murciélago que no le sirven para volar, pero sí para saltar de una azotea a otra. El Grimmur trepa por las paredes de las casas y cae sin hacer ruido entre las sombras de algún patio o en el descanso de una escalera. Conoce todos los balcones y sabe quiénes duermen con la ventana abierta. Esconde tesoros en las chimeneas, juega con los tendederos y bebe el agua de los tinacos.
          La gente que le tiene miedo ignora que dentro del Grimmur habita un bello ser. Pero claro, el no saberlo tampoco sería una razón para no tenerle miedo. La belleza no está peleada con el peligro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario